Sunday, May 14, 2006

Fascista.

La primera vez que oí la palabra “fascista” pude adivinar por el tono de voz que se trataba de un insulto, un insulto dirigido hacia mí. Yo tenía nueve años y estaba jugando al fútbol en el parque que hay al lado de mi casa. Jugaba tranquilamente con los otros niños, hasta que de repente llegó otro chaval algo mayor. Nunca antes había escuchado esa palabra pero no me sentí halagado. Aquél abusón mimado al que yo apenas conocía de vista señaló mi camiseta y me volvió a espetar la misma palabra como si fuera un escupitajo: “¡fascista!”. Yo miré sorprendido su dedo índice, que rozaba impunemente aquel escudo de la selección española de fútbol.

Mi padre había accedido a comprarme aquella camiseta debido a mi insistencia, a pesar de la terrible desgracia que suponía para mis abuelos, no sin aconsejarme que no bajara con ella al parque. Obviamente yo intuía que la palabra “fascista” tenía una connotación política porque mientras me insultaba, aquel niño señalaba el escudo de España. Yo me resignaba a creer que ser “español” fuese algo malo, pero así era, al menos para muchos niños de mi edad, incluso para algunos señores mayores como mis abuelos.

La política llamaba a mi puerta pero yo me resistía a abrirla. Sabía que mis padres eran de izquierdas y que mis abuelos eran nacionalistas. También sabía que mi padre había estado en la cárcel franquista durante ocho años, y que mi abuelo había estado viviendo en unos campos de concentración en Francia durante seis años. Sabía que todo se debía a cuestiones políticas, pero no lograba entender que tenía que ver todo eso con que yo llevara una camiseta de la selección española. ¿Por qué yo no tenía libertad para jugar al fútbol con la camiseta de la selección española? Quizá por eso mi abuela se empeñaba en enseñarme la camiseta de la selección de Euskadi cada vez que pasábamos por el corte inglés.

Comencé a interesarme por la política. Comencé a preguntarme por el significado de los términos. ¿Qué podía significar realmente la palabra “fascista”? El diccionario que había en casa no me aclaró nada sino al contrario. Según él, “fascismo” significaba la síntesis de nacionalismo y pseudo-socialismo. La definición de “fascista” que me daban mis padres no era exactamente esa. Mi padre me dijo que los “fascistas” eran los que eran muy “de derechas”. La derecha no era lo mismo que la izquierda, pero ahora se me planteaba otro problema. Los nacionalistas, ¿eran de izquierdas o de derechas?

Al verme tan interesado en el tema, mi padre decidió regalarme varias enciclopedias sobre la historia del siglo XX, con las que pude adquirir un bagaje cultural muy poco común para un niño de unos nueve años. Entonces pude comprobar que el “fascismo” fue creado por Benito Mussolini, un periodista militante del ala radical del partido socialista italiano, que al ver cómo las izquierdas europeas se dividían a la hora de posicionarse ante la I Guerra Mundial, “La Gran Guerra”, decidió crear una nueva ideología; el fascismo.

El fascismo suponía la socialización del sentimiento nacional y tenía un claro componente corporativista. La obsesión que tenían los fascistas por la simbología era exactamente la misma que la que tenían mis abuelos, que tenían en su casa un cuadro de la fachada de la casa en donde había nacido Sabino Arana, por no mencionar una fotografía con el escudo de nuestra familia, la ikurriña con la que posaba mi bisabuela en otra foto, la makila de mi abuelo... Es curioso cómo el significado de la palabra “fascista” se ha degradado con los años. Ha llegado a considerarse “fascismo” a cualquier expresión o conducta totalitaria, a cualquier reacción violenta contra la expansión de la Democracia y la libertad. Es absurdo, no todos los totalitarismos son fascistas. De hecho mi padre me reconoció que también había totalitarismos de izquierdas, pero que en realidad no eran de izquierdas...

Durante años pensé que Franco había sido un “fascista”, luego me di cuenta de que en realidad fue Nacional-católico. En cambio la Dictadura de Miguel Primo de Rivera si se parecía más al “fascismo”, pues tenía una forma muy similar de organizar la sociedad. El nazismo también se parecía bastante al “fascismo”, aunque los fascistas no eran etnicistas y querían vivir en falansterios. ETA también se parecía mucho al “fascismo”, con sus soflamas nacional-socialistas, asesinando al concejal Miguel Angel Blanco como los fascistas italianos asesinaron al diputado Mateotti.

No pude evitar hacer una asociación de ideas, y aún siendo consciente de que el “fascismo” había sido un totalitarismo muy concreto, surgido en Italia, comencé a pensar en que ETA se le parecía demasiado. En el País Vasco te podían llamar “fascista” tranquilamente por llevar una camiseta de la selección española, también te podían pegar un tiro. Entonces comprendí que muchos fascistas llaman “fascista” a quien no piensa como ellos, para poder justificar su ejecución. Entonces comprendí la importancia de conocer las palabras, para no perder los matices, para no llamar “fascista” a quien no lo es.

Cada vez que oigo la palabra “fascista” me acuerdo de aquél abusón, de su dedo índice, de su mirada luciferina, de su odio. Aquél niño era un “fascista”.

15 Comments:

Anonymous Anonymous said...

Great site lots of usefull infomation here.
»

Wednesday, June 28, 2006 2:05:00 AM  
Anonymous Anonymous said...

Your site is on top of my favourites - Great work I like it.
»

Saturday, July 01, 2006 8:25:00 PM  
Anonymous Anonymous said...

Nice colors. Keep up the good work. thnx!
»

Monday, July 17, 2006 11:23:00 PM  
Anonymous Anonymous said...

I say briefly: Best! Useful information. Good job guys.
»

Thursday, July 20, 2006 3:36:00 AM  
Anonymous Anonymous said...

I find some information here.

Friday, July 21, 2006 10:51:00 AM  
Anonymous Anonymous said...

Joder Jonvi, estoy leyendo tus artículos y no puedo evitar echar una vista atrás a nuestra infancia. Le doy gracias a quien sea (ya sabes que no creo en Dios) por haberte conocido. Suerte en la vida compañero, que te la mereces, y enhorabuena por tus escritos.Por cierto, se me olvidaba, soy Guti.

Tuesday, October 03, 2006 1:52:00 AM  
Anonymous Anonymous said...

Aupa,

Oye, me gustaría saber, si no te importa, de que familia de los Viar eres. ¿Tienes algo que ver con Jon Viar Bayo, el conocido médico de Bilbao que estuvo en la carcel en tiempos de Franco, justo al finalizar la guerra civil, huelga decir, por razones políticas, y que no fué fusilado de milagro?

Parece ser que muchos de sus compañeros si lo fueron.

En Getxo, e incluso en Bilbao, no hay muchos Viar, y yo hubiera pensado que todos vienen de ésta misma familia de la del Doctor Viar.

Curiosidad más que nada.

Gracias y saludos...

Wednesday, April 30, 2008 11:22:00 AM  
Anonymous Anonymous said...

El Doctor se llamaba Juan, no Jon. No sé de donde habrás sacado eso de Jon...que no se es más vasco por euskaldunizar un nombre.

Thursday, June 26, 2008 3:33:00 PM  
Anonymous Anonymous said...

Pues lo he sacado de que no solo le conocía personalmente y tuve muchísimo trato con él, sino que, además, era mi abuelo.

"No sé de donde habrás sacado eso de Jon...que no se es más vasco por euskaldunizar un nombre.".

La verdad que te creía más inteligente.

Cierto és que también se le conocía como Don Juan Viar Bayo en ciertas esferas académicas debido a su celebridad como especialista en todo el estado. Pero decir que ese era su nombre, es hablar sin conocimiento alguno.

Está claro que tú no has de ser de la familia, por lo que se vé. Curioso, nunca pensé que hubiera dos familias Viar en Bilbao y Getxo...

Monday, August 04, 2008 12:41:00 PM  
Anonymous Anonymous said...

De hecho sí soy de la familia. Soy su bisnieto, nieto de su hija Miren, y su nombre es Juan. Siempre se ha hablado de él en la familia como Juan, no como Jon, así que creo que hablo con bastante conocimiento...si eres nieto de él y no estás marcándote un farol,hijo de quién eres?

Monday, September 29, 2008 8:27:00 AM  
Anonymous Amaia Viar said...

1era parte -
Pertenecemos a la familia directa de Juan Viar Bayo; con bastante retraso hemos leído el artículo tuyo sobre tu abuelo “fascista”, al principio sorprendidos, luego consternados, y más tarde, pelín enfadados.
Nos ha costado localizar quién de la familia podría haber escrito ese artículo, entre otros motivos, porque estaba en la entrada de Juan Viar Bayo a Internet, y como dicen en algunas de las contestaciones, efectivamente , tu abuelo no era Juan sino Jon, nombres que se repiten en casi todas las generaciones de la familia Viar..
Otro motivo para no poder localizarte ha sido, que en tu artículo se te ha olvidado citar, que a tu bisabuelo Ignacio, y a tu tatarabuelo Nicolás, también les metieron en la cárcel
los franquistas-falangistas, o sea, en tu familia ha habido cuatro generaciones encarceladas por ¿ser fascistas?.
Al parecer, el motivo que ha desencadenado tu artículo, fue que unos niños te llamaran fascista; tienes suerte de no haber padecido los corrillos que nos hacían otros niños en el parque, cantándonos: “ Vuestro padre está en la cárcel”, “Rojos separatistas”, “No sois cristianos” etc..; no me acuerdo si la mirada de aquellos niños era “luciferina”, o estaba “cargada de odio”; con unos pocos años más, que es tu caso, y un mínimo de inteligencia, ¿es tu caso?, te das cuenta, que esas actuaciones son cosas de críos, e intentas no traumatizarte para toda la vida ….como podía haber sido tu caso,

Thursday, October 22, 2009 3:45:00 AM  
Anonymous Amaia Viar said...

2ª parte -
En tu artículo también mencionas que Franco no era fascista sino nacional-.católico. No sé en qué libros has encontrado esta definición, pero podrías haber buscado información entre las personas que vivieron la triste época de represión y dictadura franquista.
Uno de los uniformes preferidos del dictador era la camisa azul de Falange, que también vestían sus ministros (uno de los cuales todavía anda correteando -es un decir- por tierras gallegas). La Falange, llamada Falange y de las JONS (Juntas Ofensivas Nacional Sindicalistas), estaba basada en los 26 puntos de José Antonio Primo de Rivera.. ¿Los has leído?, Porque ahí verás plasmada toda la teoría fascista, lo que tú llamas “socialización del sentimiento….” Y no hablemos de la simbología: yugos, flechas, camisa azul (no negra como Mussolini.. ¡en algo tenían que distinguirse!!!.
A nuestra hermana Maite, un franquista, le tachó el nombre del Registro Civil, y le puso el nombre de Pelaya. ¿Te suenan los Flechas y Pelayos de Falange Española?

En nuestros estudios, Franco nos impuso, obligatoriamente, la asignatura de Política, que luego se llamaría, Educación Nacional; esta asignatura, nos la impartía una falangista, y versaba en los puntos de José Antonio. Como anécdota, te diré que nuestra hermana y otras compañeras de clase, estuvieron a punto de ser expulsadas del colegio, a instigación de la profesora falangista, por el crimen-delito????, de haber firmado el examen de Política, con sus nombres: Itziar (en lugar de Iciar), Maite etc..
Hablemos del Servicio Social de Falange Española Este servicio social nos lo impuso Franco; era obligatorio para las mujeres; si no lo hacías, no podías trabajar ni te concedían el pasaporte. A las hijas de familia “marcada”, creo que me entenderás con esto, les hacían fregar suelos y hacer otras labores de limpieza del chalet donde tenían su residencia (Alameda de Urkijo, Bilbao). Otras optamos por ir internas al castillo de la Mota o al de las Navas; esta opción tenía la ventaja que nos trataban mejor, pero a cambio teníamos que estar todos los días a 10º bajo cero, levantando el brazo, saludo fascista, cantando el Caralsol, y otros himnos falangistas, mientras nos recordaban a los héroes de la División Azul, que habían participado en la guerra, ayudando a Hitler y que habían caído en Rusia por el frío, más intenso que el frío que soportábamos nosotras… Y eso, varios años después de acabar la 2º Guerra Mundial y haberse conocido las atrocidades de los campos de exterminio de Hitler.
.. Y dices que Franco no era fascista, y dices que ser fascista no es una conducta totalitaria ni una reacción violenta contra la expansión de la Democracia y la libertad!
Ahora explícame; tu abuelo era fascista por oponerse a Franco, un militar que causó la muerte a 3 millones de españoles, que encarceló y condenó a muerte a tantos y tantos, entre ellos a cuatro generaciones de tu familia y a nuestro padre Juan Viar Bayo? Tu abuela era fascista por impulsar la enseñanza del euskera, y ser una de las pioneras en la fundación de las ikastolas. (Sin ella y otras mujeres con su mismo ánimo hoy no existiría el euskera)? ¿Todos los que tienen su escudo de familia en fotos, cristaleras etc.. en sus casas son fascistas? Qué tiene que ver el tener el cuadro de Sabinetxea, una ikurrina o una makila, (ésto sí que no lo entiendo) con ser fascista?
No voy a extenderme más, porque lo de “pelín” enfadada del principio se está convirtiendo en un franco cabreo ( y perdona esta expresión que no acostumbro a decir; pero en este contexto no encuentro otra). Pero el enfado no va contra ti; creo que vuestra generación no ha tenido la oportunidad, o no ha querido informarse de cómo vivimos los años de dictadura, de represión, de miedos y angustia. Esas vivencias no las encontrarás escritas en ningún libro ni en ninguna enciclopedia. Únicamente te las podrán contar los que las hemos vivido.

Thursday, October 22, 2009 3:46:00 AM  
Anonymous jon said...

Disculpa,Amaya. Afortunadamente no conocí la Dictadura franquista pero, para mi desgracia, sí he conocido la Dictadura del terrorismo nacionalista. Este blog es una chorrada que hice hace cuatro años para una asignatura de la carrera. En cualquier caso, a veces es inevitable cabrear a la gente cuando se dice lo que se piensa. Respeto tus comentarios pues intuyo que no fueron fáciles las vivencias en aquellos tiempos. Yo, por mi parte, confieso que he congelado muchas relaciones de amistad o familiares por toda esta historia del nacionalismo. Siento que te cabrees. Lo único que puedo decirte es que, afortunadamente, ahora tenemos un Lehendakari que defiende a las víctimas y no a uno que defiende a los asesinos. Un saludo.

Wednesday, November 04, 2009 5:41:00 PM  
Anonymous jon said...

Disculpa de nuevo Amaya pero acabo de leer tu comentario de nuevo pues la primera vez lo hice a toda prisa. Acabo de darme cuenta de que no te has enterado de nada. En el post de internet pone Jon Viar: Fascista. Jon Viar es el nombre del autor del artículo, o sea yo. Y Fascista es el título del artículo. En ningún momento nadie ha dicho que Jon Viar sea fascista... Lo único que yo escribí es que la simbología del nacionalismo de Sabino Arana me parece igual de deplorable que la del nacionalismo español de Primo de Rivera o el nacionalismo italiano de Mussolini. Por cierto, me reafirmo en lo de que Franco no era fascista. Lo dicen historiadores como Stanley Paine. Llamar a Franco fascista sería elevar su categoría intelectual... Insisto, era Nacional Católico. Lamento profundamente esta confusión pues mi abuelo, Jon Viar Bilbao, nacido el 12 de enero de 1919 en Deusto no sólo no fue un fascista sino que fue un hombre que durante buena parte de su vida luchó contra la dictadura franquista de manera activa. Fue un hombre decente y dignísimo. Simplemente yo no comulgo con sus ideas nacionalistas y cristianas

Saturday, November 07, 2009 11:56:00 AM  
Blogger AVAtistar said...

Y ahora me toca a mi. Primero como el bueno Jon dice. No entendiste el contenido del articulo. es notorio que tu sangre se encendió al hacer una interpretación errónea del titulo. Es una cuestión de puntos de vista. Yo como amigo de el joven Jon Viar y conociendo minimamente su postura política pude deducir inmediatamente que el articulo se refiere al uso de ESA palabra como mero insulto sin entender todas las connotaciones políticas e ideológicas que esta tiene. En tu caso que estas mas familiarizada con el doctor Jon o Juan Viar interpretaste el articulo como un insulto a tu antepasado. Tu reacción es entendible, pero la considero desmedida y hasta cierto punto ignorante e insultante. No te preocupes, Es muy normal en la gente en tu condición (haber vivido en una dictadura) Yo he tenido incontables discusiones con gente que vivió la dictadura en mi país, Argentina. Nadie dice que vivir en una dictadura se fácil, sobretodo si perteneces a la minoría perseguida de turno. Pero haber vivido en esa época no te da derecho a descalificar la opinión de los demás, sobretodo sin saber que formación tiene la persona. Una cosa que es importante destacar es que toda dictadura esconde una guerra civil no declara y en toda guerra hay bandos, esto hace que la gente que vivió en ese periodismo tenga un visión sesgada de la época.

Monday, October 24, 2011 6:30:00 AM  

Post a Comment

<< Home